General

Fiebre alta en niños

Fiebre alta en niños

Las mejillas son rojas, los ojos son pequeños, la frente arde, pero las manos y los pies están más fríos contra ella. Diagnóstico: ¡Su hijo tiene fiebre! Los bebés y los niños son más frecuentes y más severos en comparación con los adultos. La razón de esto; el ajuste de temperatura en el cerebro central aún no está completamente desarrollado. Por lo tanto, cuando se encuentran los factores que causan la fiebre, el termómetro aumenta y la temperatura puede bajar repentinamente nuevamente. El cuerpo puede responder a las infecciones (bacterias y virus) con fiebre. A menudo, la fiebre también puede ser el primer signo de una enfermedad futura. A 39 - 40 grados de fiebre, se estimula el sistema circulatorio y se activa el mecanismo de defensa del sistema inmune. Los virus y las bacterias se matan o se evita que se multipliquen. Lo importante para los padres es saber que: la fiebre no brinda información sobre la gravedad de la enfermedad. La fiebre es una indicación de que el mecanismo de defensa del cuerpo funciona.¿Qué está pasando en el cuerpo?El cuerpo eleva su temperatura normal a un valor más alto para contrarrestar los factores que causan la enfermedad. Al mismo tiempo, se observan los siguientes cambios en nuestro cuerpo: * Aceleración de los latidos del corazón * Respiración más rápida * Fiebre temblores La mayoría de las veces la sudoración conduce a una disminución de la temperatura corporal y también se considera como un indicador de recuperación.¿Cuándo debería acudir al médico?Si la temperatura corporal es superior a 38 grados cuando se mide desde el recto, se puede mencionar la fiebre. Los expertos se basan en medidas de incendio de la siguiente manera: * La temperatura ha aumentado: 37.5 - 37.9 grados * Fuego: 38.0 - 39.4 grados * Fuego alto: 39.5 - 40.0 grados * Peligro de muerte: 40.5 grado y postSi necesita ver a un médico de inmediato:* Si es menor de tres meses * Lloro continuo * Si se limpia la nariz pero tiene dificultad para respirar * Si no puede tragar o beber líquido * Si no puede estar seguro de la situación * Si tiene dolor en el baño por más de 24 horas * Si tiene fiebre que no presenta síntomas de temperatura corporal de más de 38 grados Puede hacer la primera intervención a su hijo en casa. Si la fiebre persiste, consulte a un especialista de inmediato.¿Cómo medir la fiebre con precisión?Una de las herramientas imprescindibles en su botiquín casero es un termómetro. Porque la temperatura corporal de su hijo no se puede entender colocando su mano sobre su frente. Por supuesto, la elección del termómetro y el formato de medición también son muy importantes. Entonces, ¿cómo hacer la medición correcta? ¿Boca, axila, nalgas u orejas? La investigación muestra que a los niños les gustan más las mediciones del oído. Los expertos prefieren el camino de nalgas. Porque pueden obtener los resultados más precisos de esta manera. El método que use depende de su propia preferencia. Pero recuerde, nunca debe dejar a los bebés y niños solos con un termómetro. Medida desde el recto: La forma más segura. Aplique un poco de aceite a la punta del termómetro. Acueste al niño de lado y doble las rodillas ligeramente. Mida la temperatura corporal durante 30 segundos con un termómetro digital. Distraer al niño durante la medición. El resultado será medio grado más alto que la axila. Medida oral: Apto para niños mayores. El termómetro debe mantenerse debajo de la lengua o en las cavidades de las mejillas durante 2 a 3 minutos. Los valores serán medio grado más bajos que los tomados del recto. Para evitar el riesgo de rotura, no mida con un termómetro normal. Los termómetros digitales son más prácticos. Precaución: los alimentos fríos o calientes, tomados 10 minutos antes de la medición, pueden tener un efecto engañoso. Medida de axila: Aunque es un método muy común, la tasa de confiabilidad es baja. Tampoco es adecuado para niños muy móviles, ya que la medición dura al menos 3 minutos. El resultado de esta medición es aproximadamente 1 grado más bajo que el rectal. Si desea probar el método para niños mayores, coloque la punta del medidor debajo de las axilas y deje que el niño pellizque el medidor con el mango. Asegúrese de que las axilas y el termómetro estén secos. Medición Auricular: El método ideal para los más pequeños son los termómetros especiales para el oído. Además, es una medida popular debido a sus rápidos resultados. Lo importante es encontrar la posición correcta. Debes tirar de la parte superior de la oreja ligeramente hacia arriba para que el termómetro se acerque al tímpano. El resultado es medio grado por debajo de la recámara. Si el bebé está acostado sobre una almohada tibia antes de la medición, el resultado puede no ser correcto. En tal caso, es útil esperar hasta media hora. Mantenga un termómetro y medicamentos antipiréticos en su hogar. Cuando detecte fiebre en su hijo, primero tome una ducha tibia. Evitar la aplicación con agua fría. Viste ropa ligera. Básicamente, todos los niños que son despedidos necesitan la atención de sus familiares. Nunca deje solo a su hijo enfermo. Estar dentro del alcance de su voz. La mayoría de las veces, una habitación oscura y fresca ayuda al niño a recuperarse más rápido y lo mantiene alejado del ajetreo diario de la casa. Evite las mantas de lana, especialmente la ropa gruesa que puede causar transpiración y acumulación de calor. Si la fiebre no puede reducirse o persiste con estos métodos, comuníquese con su médico.